Sobre los perros y las cosas que son curiosas

  • Perro juega supervivencia OK

¿Sabías que en el juego se desencadenan todos los mecanismos de supervivencia?

¿Has visto a que juegan los perros? A perseguirse (alcanzar a la presa), a huir (protegerse del enemigo), a revolcarse (abatir a la presa), a zarandearse (matar a la presa). Se pone como una moto en el parque o descampado jugando como loco y de repente, cuando mejor lo está pasando…- A casa !!! Llega con la lengua fuera y jadeando a no poder más. Se pega una siesta que con 10 minutos tiene más que suficiente para reponer fuerzas y… Ya estoy aquiiiiiii

Y tú exclamas: – ¡Pero este perro no se cansa nunca! Al parecer y con toda probabilidad tu perro está estresado porque el juego estresa mucho ya que como hemos visto, los mecanismos de supervivencia se activan y crean mucho estrés. Y si esto sucede todos los días, tu perro lo más seguro es que tenga estrés crónico causado por el nivel de excitación al que se expone a diario y eso no es bueno.

Cuanto más haces callar a tu perro, resulta que más ladra.

Quizás lleves mucho tiempo intentando que no lo haga pero él sigue y sigue ladrando por más que tú le haces callar cada vez. Si te paras a observarlo, te darás cuenta de que la gran mayoría de veces nada más ladrar, te mira. ¿Por qué? Porque tú eres su principal referente. Si Ladra porque está nervioso y tú le haces callar porque te pone nervioso, estáis nerviosos los dos.

Por lo tanto, lo que él cree es que estáis nerviosos por lo mismo y que estáis, también, preocupados por lo mismo. Esta es la principal razón por la que tu perro sigue ladrando, porque encuentra en ti el punto de apoyo que necesita para confirmar su preocupación y su conducta queda reforzada cada vez que sucede.

Perro que hace lo que le gusta OK

Los perros hacen las cosas por la sencilla razón de que les gusta hacerlas.

De lo contrario no las harían. Sus conductas están directamente auto reforzadas por lo que les mola y eso es ni más ni menos lo que hacen, lo que les mola. Por eso no hay nada mejor que conseguir que las conductas que tan poco te gustan a ti pero que tanto le motivan a él, que le resulten aburridas y carentes de beneficio alguno.

Una de las cosas por las que puedes comenzar es dejar de compartir con él esos momentos en los que se lo pasa bomba consiguiendo que le hagas caso (saltando sobre ti, ladrando, rompiendo algo…) Solo así conseguirás que se extingan por la sencilla razón de que a tu perro ya no le molará hacerlas porque ya no se lo pasa tan bien. Con lo que le gusta hacerte rabiar.

Autor: Juanjo Andrés Ruiz



QUIERO ESTAR INFORMADO DE LAS ULTIMAS PUBLICACIONES

APUNTARME AL BOLETIN

Sobre los perros y las cosas que son curiosas
5 (100%) 1 voto
2017-10-12T19:57:37+00:00