¿Qué hacer para que mi perro deje de ladrar por todo? La confirmación de lectura

  • Perro que no para de ladrar por todo OK 121217

.
Por: Juanjo Andrés Ruiz



Cuando un perro no para de ladrar por todo y se convierte en un martirio, quiere decir que la cosa se está yendo de las manos. Y cuando los vecinos se quejan es verdaderamente incomoda la situación, por no mencionar los paseos llenos de desorden y descontrol, obligándote a tomar medidas drásticas que pueden acabar perjudicando a tu peludo si son estas muy severas. En este artículo vamos a ver qué hacer para que tu perro deje de ladrar, o mejor dicho, cómo conseguir que se calle cuando más lo necesitas 🙁



Mi perro no para de ladrar por cualquier cosa

¿Tu perro ladra por todo? ¿No para de ladrar por más que le dices que se calle? Hay hay hay, qué pesado se hace ¿verdad? Como es de esperar que te ha traído por aquí este problema, el primer paso que debemos tomar para ponerle solución es entender por qué ladra. Sin duda, una vez hecho esto, resultará mucho más fácil arreglarlo porque la hoja de ruta estará creada. De modo que manos a la obra y a quitarle la manía, la costumbre o la necesidad de ladrar por todo y a todo lo que se mueve.

Bien ¿Por qué ladran tanto los perros?

Resumiéndolo en unas líneas y para que las pautas que vas a ir viendo te resulten muy fáciles de comprender, te diré que los perros ladran porque esta es una de sus maneras de expresarse, esto es lógico, lo sé, pero es importante recordarlo. A través del ladrido manifiestan sus inquietudes y sus emociones, si algo les preocupa, les da miedo, les pone furiosos, incluso si están alegres ladran expresando su euforia.

Pero tienen otra forma de expresarse que, aunque pase desapercibida porque no molesta, es la que más utilizan constantemente y cuesta darse cuenta, es su “comunicación corporal”. De esto hablé largo y tendido en el artículo dedicado al lenguaje y la comunicación corporal de los perros.

Es este y te sugiero que vuelvas luego aquí a pegarle un vistazo porque es muy interesante que conozcas su lenguaje: Las Señales de Calma. El lenguaje de los perros.

Qué hacer para que mi perro deje de ladrar por todo OK 121217

Motivos que impulsan a ladrar a tu perro

Como la intención de este artículo es la de explicarte cómo evitar los ladridos de tu perro, si es de los que no se callan ni bajo el agua, voy a intentar no enrollarme con la teoría, tan importante, por cierto.

Puede ser que ladre porque defiende su territorio, porque algo le ha asustado, porque reclama juego, porque suena el timbre, porque necesita tus atenciones, porque está aburrido, porque está estresado, ansioso, enfermo, furioso… Ufff, son tantos los motivos…

Pero tal vez el motivo que más peso tiene en su costumbre o manía de ladrar por todo, está en el hecho de que siempre que ladra recibe tus atenciones, ya sea porque le riñes o porque intentas calmarle para que se calle. Ahora mismo explico esto.

Cuanto más le haces callar, resulta que más ladra

Por experiencia te diré que los perros que más ladran son aquellos a los que más se les hace callar. Quizás lleves mucho tiempo buscando la forma de que se calle, pero él sigue y sigue ladrando por más que tú lo repites cada vez. Si te paras a observarlo, te darás cuenta de que la gran mayoría de veces nada más ladrar te mira.

¿Por qué mi perro ladra y luego me mira?

La primera razón y la más probable es que espera tu acuse de recibo, dicho de otro modo es cuando se pone en azul el “doble check” de tu WhatsApp como “confirmación de lectura”

– Se pone azul, perfecto, lo ha leído 🙂

Cada vez que él ladra tú le haces callar, le das tu confirmación de lectura y él está encantado de recibirla. Vuelve a ladrar, vuelves a hacerle callar, a darle la confirmación de lectura, él encantado de recibirla… y así toda la vida.

A esto en adiestramiento canino le llamamos “refuerzo oculto”, lo que equivale a reforzar, mantener y perpetuar una conducta que precisamente, lo que querías era todo lo contrario, extinguirla. Cada vez que le das la confirmación de lectura (tus atenciones) le estás “enseñando” qué tiene que hacer para recibirla, “ladrar”. La próxima vez que lo necesite ¿qué hará? ladrará. Y esto pasará aunque sepa que le vas a reñir, él ladrará porque a lo mejor era lo que quería, tus atenciones.

* El plan “A”

Entonces, el primer consejo que podría darte como plan “A” es que no le hagas callar más, que no encuentre nunca más ese refuerzo que de manera tan oculta recibe, como si de un “Troyano” en su disco duro se tratara.

Pero claro, los vecinos se quejan, los paseos son toda una odisea y la convivencia se hace difícil con tanto ladrido. De modo que no te preocupes porque tenemos también un plan “B”.

Perro que ladra y luego me mira OK 121217

1 – El miedo como factor determinante por el que tu perro ladra por cualquier cosa

Ya hemos visto el motivo principal que motiva a tu perro a ladrar por todo y a todo lo que se mueve, recibir tus atenciones y tu complicidad. El plan “A” es intentar no hacerle callar como siempre para que deje de tener sentido hacerlo, claro, ya no compartes más con él sus inquietudes. Ignorarlo es la manera más coloquial de decirlo, pero como no se trata de dejarle ladrar hasta que se canse o que acabe con tu paciencia, como he dicho tenemos un plan “B”, incluso un plan “C” que consiste en hacerle callar pero de otra forma más efectiva que veremos a continuación.

* El plan “B”

El plan “B” es poner bajo control los otros focos del origen del problema. Como el miedo le produce tanto nerviosismo y sin duda es el caldo de cultivo para que tu perro no pare de ladrar por cualquier cosa, debes ser consciente de ello para ayudarle a gestionarlo sin tener que llegar a utilizar tu enfado para que se calle, que por cierto, lo pone más nervioso.

De modo que quitarle el miedo y lo nervioso que este le pone es prioritario, voy a explicarte cómo hacerlo para que no tenga la necesidad de “decirte”, a través de sus ladridos, que algo le preocupa y tiene miedo.

Por cierto, hablando de nerviosismo, te recomiendo este artículo porque tal vez te puede ayudar: Mi perro es muy nervioso ¿Cómo quitarle el nerviosismo?

1.1 – Tú eres su referente y quién le ayuda a interpretar las cosas que pasan

Sí, tú eres su referente y quién le ayuda a interpretar las cosas que pasan, las que dan miedo y las que no, las que ponen nervioso y las que no.

Si ladra porque tiene miedo y tú le haces callar porque te pone nervioso/a, acabáis nerviosos los dos. Si Ladra porque está nervioso y tú le haces callar porque tienes miedo a que moleste, vuelvo a repetir, estáis nerviosos los dos. Conclusión, por regla general acabáis nerviosos los dos, es un círculo vicioso.

Y lo peor es cuando ladra porque se siente amenazado y el miedo ha activado su instinto protector o de defensa. Por ejemplo ante otro perro que le intimida, ante una persona desconocida que le preocupa, un niño que corre y grita o un ruido que oye en la escalera. Es muy probable que si le haces callar, dándole tu confirmación de lectura como siempre, lo que él interprete es que compartes su preocupación y que, por lo tanto, estáis preocupados por lo mismo.

Esta sigue siendo la razón por la que tu perro ladra y ladra un día y otro día, aparte de lo que te he dicho, porque encuentra en ti el punto de apoyo que necesita como principal referente que eres de él para “confirmar” su preocupación, entonces su conducta queda reforzada cada vez que se repite.

¿Hay algo por lo que estar preocupados? Sí, pues vamos a preocuparnos, yo ladro y tú gritas… ¡Guay! 🙂

Mira, te puede interesar volver cuando termines a este punto para ver en un momento este artículo: Mi perro le ladra y le gruñe a todos los perros. ¿Qué hago para corregirlo?

Perro que ladra porque su dueño se pone nervioso OK 121217

2 – Las experiencias que va teniendo forjan su carácter y ladra a todo porque siempre ha funcionado

Efectivamente las experiencias que día a día va teniendo forman parte de su aprendizaje. Lo peor que puedes enseñar a tu peludo es que cuando ladra, ya sea por un motivo como por otro y de una manera u otra, siempre consigue su propósito.

2.1 – Vamos a ver unos cuantos ejemplos

Por ejemplo; Si tu peludo aprende que cuando ladra a otro perro, este se va, en su cabeza queda impreso que ha sido él quién lo ha expulsado, aunque lo más probable es que el propietario del otro perro sea quien se lo lleve porque sigue su camino, pero tu fiera sin duda se siente vencedor… Y tú le das tu confirmación de lectura, claro.

Otro ejemplo; Si aprende que cuando ladra a algún vecino que está por la escalera, este se va (porque se mete en su casa o sale del portal), ¿qué aprende? Pues que cuando le ladra desaparece y se sale con la suya… Y tú le das tu confirmación de lectura.

Otro ejemplo; Cuando aprende que siempre que suena el timbre de la puerta de casa vienen visitas, “es emocionante”. Tu nerviosismo y la prisa por que se calle inmediatamente, en ese momento de máxima emoción, puede interpretarlo como que tú también sientes máxima emoción. Él ladra y tú gritas; -“Genial” 🙂 vienen visitas…! Y cómo no, tiene la confirmación de lectura, ya sea por tu parte o por la de la visita que le da las atenciones que reclama.

Otro ejemplo de los tantos que hay; Si tu perro se pone a ladrar en la calle a cualquier animal, persona o cosa y eres tú quién se lo lleva tirando de la correa casi a la fuerza, sepas que puede interpretar, a través de tu confirmación de lectura, que le estás queriendo decir: -Déjalo ahora que tenemos prisa, en otro momento ya te lo comes con patatas. Y claro, la próxima vez que sale a la calle lo va buscándolo a ver si ya puede.

Por cierto, si lo coges en brazos para que se calle… peor me lo pones. Aparte de todo lo dicho, lo que le das es tu más sentido pésame, le estás acompañando en el sentimiento. Y él encantado de la vida porque ya ha aprendido lo que tiene que hacer la próxima vez para sentirse superior.

También te puede interesar: ¿Por qué mi perro ladra y llora cuando se queda solo en casa?

Perro que ladra por todo porque tiene miedo OK 121217

¿Qué hacer para que mi perro deje de ladrar por todo?

Ya hemos visto el plan “A” y el plan “B” que consisten fundamentalmente en “no compartir” sus preocupaciones o sus alegrías.

Ahora bien, no se trata de dejarle ladrar por todo, ignorarlo y ya está, se trata de enseñarle a callar pero de otra manera más eficaz. Recuerda que tenemos un plan “C”.

Este puede ser ayudándole a percibir los estímulos de una manera diferente, convertir lo que tanto le irrita en algo bueno y lo que tanto le divierte en algo no tan divertido o más neutro. Para ello ponemos en práctica la teoría científica del “estímulo – respuesta”. Es decir, un estímulo es cualquier cosa que provoca que tu perro ladre y la respuesta en su organismo desemboca en la emoción que le crea dicho estímulo. Por cierto, la ira y el miedo son las emociones más básicas.

Podemos decirlo de otro modo; Antes cuando veía, por ejemplo a otro perro (estímulo), la respuesta que le creaba (emoción) era “ira o miedo”, por eso le ladraba. Pero a partir de ahora cuando lo vea, tú te vas a encargar de “informarle” de que no da tanto miedo como parecía.

¿Y cómo le informo de que no ladre porque no da tanto miedo?

¿Cómo? fácil. Tú sigues a lo tuyo haciéndole ver que a ti no te importa un bledo el otro perro. En lugar de darle la confirmación de lectura como siempre haciéndole callar, le llamas por su nombre y le dices “MIRA” y cuando te mire le das un premio por hacerlo. Lógicamente esto tienes que empezar a practicarlo cuando NO está preocupado para que cuando lo esté, ya se lo sepa.

Bien, lo que vas a conseguir con esto es que en presencia de ese perro la “respuesta” de su organismo sea favorable, que esté ocupado en coger el premio que tú le das en lugar de estar pensando en el miedo que le da el otro perro. Cada día estará más convencido de que los perros son más buenos de lo que parecía porque, cada vez que ve a uno y “no le ladra”, tú le das un premio y le dices lo mucho que le quieres.

Generalizando la buena conducta

Y esto puedes aplicarlo a todos y cada uno de los motivos por los que tu perro ladra a lo largo del día. Como ves, esta manera de hacerle callar le aporta algo mejor que tu simple enfado. Vale, tú le estás prestando atención pero no para darle una confirmación de lectura como siempre, sino un premio por callarse. Y esto es nuevo, es obediencia básica, él se calla, recibe su premio… y de paso le quitas el miedo. En este artículo de ExpertoAnimal tienes más desarrollo del tema.

Ahora encaja todo, hasta tenemos plan “C”.

Por cierto, en esta publicación no he tratado el tema del estrés y la ansiedad, causas también muy frecuentes en estos comportamientos escandalosos. Como en un solo artículo no cabe todo, te invito a verlos en la sección Lectura Recomendada. Muchas Gracias.

Autor: Juanjo Andrés Ruiz
.

Ir al Blog OK 3



Newsletter 6 OK



¿Qué hacer para que mi perro deje de ladrar por todo? La confirmación de lectura
4.9 (98.05%) 41 votos
2018-01-11T11:59:52+00:00