Mi perro estira de la correa en el paseo. El por qué y cómo corregirlo

  • perro que estira de la correa en el paseo

Una pregunta: ¿Eres tú quien pasea a tu perro o es él quien te pasea a ti? Vale, es una pregunta irónica pero, tal vez se ajuste mucho a la realidad. El rato que dedicas al paseo de tu perro no debería ser tan estresante para ti, intentando que camine por donde tú, a tu paso y no llevándote a estirones con la correa de un lado para otro.

Te hago otra pregunta: ¿Te has dado cuenta de que se pasa gran parte de su vida sin poder hacer lo que verdaderamente le gusta? Explorar, investigar, correr, cazar gatos, perseguir pelotas, motos, coches… Saludar a otros perros, jugar con ellos y un sin fin de cosas más. Muchas de ellas las lleva de serie en sus instintos, pero claro, al ir atado con la correa mientras pasea, no puede hacerlo.

Vamos a ver por qué tu perro estira de la correa y la manera de ponerle solución.

¿Por qué mi perro tira de la correa al pasear?

Lo primero que tienes que plantearte es por qué lo hace, por qué se pasa todo el rato tirando de ti como si tuviese prisa por llegar allí donde se propone llegar; ese árbol, esa esquina, ese otro perro al que quiere saludar, ese balón que quiere cazar…

Vamos con unos cuantos:

  1. Tal vez lo haga sin un motivo aparente y porque ya lo lleva condicionado. En la calle hay que ir rapidito, de modo que vamos a darnos prisa, puede pensar él.
  2. Simplemente tira de ti porque como siempre lo hace y le funciona, ha “aprendido” lo que tiene que hacer, tirar.
  3. Puede llegar a sentirse cómodo tirando de ti, viendo como tú le sigues, sintiendo la tensión de la correa en el collar o el arnés. Cuanta más fuerza tiene que hacer, más le motiva porque parece que lo que más cuesta conseguir, más satisfacción crea.
  4. Cada vez que estira, llega y cuanto más estira antes llega. Sin duda es un comportamiento que queda AUTO reforzado cada día, cada paseo, cada vez que lo intenta y lo consigue.
  5. Unas veces lo consigue porque cedes y otras no porque no lo haces. Entonces, “por si acaso”, la próxima vez lo intentará, puedes estar seguro/a.

Ya tenemos unos cuantos por qué. Hay más.

perro que tira de la correa al pasear

Ir atado de una correa no es muy natural para un perro

* Pero si partimos de la base de que una de las cosas más anti naturales para tu perro es ir atado, podemos comenzar a comprender el problema. ¿Has visto alguna vez en la naturaleza un animal que vaya atado a otro con una correa? Es absurdo ya tan solo plantear la pregunta. La respuesta es evidente.

Cuando mi perro va atado con la correa se pone muy nervioso

* El nerviosismo es un buen motivo para que al pasear estire de ti. Debes saber que la calle le genera mucho estrés a tu perro, en ella tiene un exceso de estímulos a los que quiere llegar porque le atraen o de los que se quiere alejar porque le asustan, pero al ir atado no puede y entonces le entra el “nerviosismo”, la “hiperactividad” y el “desorden”. Pues aquí tenemos otro por qué.

  • ¿Te imaginas viviendo a unos pocos palmos del suelo? No puedes imaginar la de cosas que tu perro es capaz de oler o de oír ahí abajo. Muchas de ellas le asustan y le dan miedo, otras le atraen y necesita investigarlas.

¿Tu perro anda muy deprisa o tú andas muy despacio?

* Otras veces el problema viene cuando piensas que tu perro anda muy deprisa. No es que tu perro ande deprisa, es que tú andas despacio. Fíjate cuando va suelto y observa cuál es su paso más natural, es el trote. Normalmente solo anda cuando está olisqueando, marcando, observando, lo demás lo hace a paso ligerito. Por eso lo que tú consideras un paseo tranquilo y a la marcheta, para tu perro es un muermo que no hay por dónde cogerlo. Aquí podríamos tener otro por qué.

El exceso de emoción también puede influir

* La emoción inducida. Si cuando llega la hora del paseo le dices ¡Vamos a la calle! ¡Vamos a la calle…! El ya sale de casa como una moto porque tú lo has puesto en “modo calle” incluso antes de salir de casa y la emoción está en la zona roja. Tal vez podríamos tener otro por qué.

Y hay más. Párate a pensar, sigue buscando y seguro que los encuentras. Pero Vamos con unos consejos.

perro que estira de la correa porque esta nervioso

Qué hacer para que un perro no estire de la correa en la calle

Hay muchas pautas para que tu perro deje de tirar de la correa en el paseo, estos son unos ejemplos de lo que puedes hacer:

  1. Primero, como no, poner bajo control el nerviosismo de tu peludo, de lo contrario nada de lo que hagas dará resultado de manera rápida y satisfactoria. Una vez controlado esto…
  2. Le tienes que hacer ver que tirar no es opción. Si estira no se avanza y esto “no es negociable” por lo que, como he dicho antes, si unas veces le dejas y otras no, estás perdido.
  3. Evita tus tirones hacia atrás cuando él estira porque esto le desestabiliza y le pone más nervioso.
  4. Párate cada vez que estira, espera a que se calme y cuando lo haga, continúa.
  5. Lleva unos premios y que él lo sepa para que esté más pendiente de ti.
  6. Llámale por su nombre cada vez que estira y cuando te mire, prémiale y continúa.
  7. Cambia de dirección cada vez que estira y cuando te siga, prémiale y continúa.
  8. Hazle andar en Fus (al lado) cada vez que estira y cuando lo haga bien, prémiale y continúa.

Para todo esto te recomiendo el refuerzo positivo y la motivación que este le crea. Mira, dale un vistazo a este artículo en un momento:

Como has podido observar hay muchos trucos para enseñarle a pasear, pero pueden ser muchos más los motivos por los que tu perro tira y tira de ti. Por eso, si trabajamos y arreglamos algún que otro “por qué”, es muy probable que este problema de conducta se vaya corrigiendo por sí solo. Con un poquito de tu ayuda, claro.

El mejor de los remedio es “enseñarle” que al pasear se va “a tu paso”

Entre todos los por qué, el más frecuente es que nadie le ha dado la oportunidad de que averigüe que tirando de la correa “no se llega a ninguna parte”. Esto lo harás enseñando a tu perro a pasear “a tu paso” y no “al suyo” utilizando los consejos que he dicho antes.

Tal vez hayas probado ya todas las pautas que he comentado sin obtener resultados y por ese motivo has desistido pensando que no funcionan. Pero también te has dado cuenta de que renegarle, algún que otro grito y más de un tirón hacia atrás intentando que no estire, no funcionan tampoco, él sique y sigue tirando de ti.

Pero se puede, persistiendo en las pautas y con una actitud firme y correcta, aunque al principio cueste un poco, se puede. Muchas gracias por tu esfuerzo.

Autor: Juanjo Andrés Ruiz.

Recuerda que también te puede interesar:

.

VPPM 400

SG 2 140817 OK

.



QUIERO ESTAR INFORMADO DE LAS ULTIMAS PUBLICACIONES

APUNTARME AL BOLETIN

.

Mi perro estira de la correa en el paseo. El por qué y cómo corregirlo
5 (100%) 30 votos
2017-08-15T23:27:17+00:00