Mi perro tiene miedo en la calle. ¿Cómo le ayudo a superarlo?

  • perro con miedo a la calle OK 210717


Cuando un perro tiene miedo en la calle es evidente que lo pasa mal y no disfruta del paseo, convirtiéndose este, día a día, en una experiencia desagradable y que deja de gustarle hacer. Un perro muy miedoso también puede resultar desesperante para el propietario que lo ve padecer, no pudiendo compartir las actividades cotidianas de manera agradable. Cuando el miedo se instaura en la cabeza de un perro, debemos tener muy en cuenta que las emociones toman un papel muy importante en los condicionamientos.



El perro con miedo a la calle y la alerta emocional

Tanto si es un perro adulto como si es un cachorro, en este artículo vamos a ver el por qué y cómo ayudarle con esos miedos que tiene en  la calle, ese nerviosismo, ese mal estar y ese estado constante de “alerta emocional” en el que se encuentra y que no le dejan disfrutar del paseo. Vamos a ver las pautas a seguir que pueden ayudarte para que tu peludo miedoso disfrute más de los paseos. Y tú también, claro.

El nerviosismo, la hiperactividad, las prisas…

Muchas veces ante un perro hiperactivo, que quiere ir hacia todas partes y que no para quieto porque está muy excitado y ansioso, me hacen esta pregunta; ¿Pero lo que tiene mi perro es miedo en la calle? Y es evidente porque la mayoría de veces más que miedo lo que parece es que está nervioso, emocionado o que tiene prisa por llegar a todas partes, pegando bandazos de un lado a otro, todo lo quiere oler, todo lo quiere investigar, ladra a otros perros, a los monopatines, a las bicicletas y un largo etcétera.

¿Por qué mi perro tiene miedo de salir a pasear si le gusta mucho?

Imagínate viviendo a pocos palmos del suelo, tu perro lo hace y no creas que se lleva muy bien viviendo ahí abajo, todo parece más “real”.

Debes saber que, por más que le guste salir, la probabilidad de que pueda sentir miedo en la calle es muy alta y que hay más cosas inquietantes para él de las que eres capaz de imaginar. Estas le tienen los nervios de punta y sobrecargan sus emociones, colapsándo la capacidad de razonar, por eso muchas veces ni te escucha por más que le grites.

Todo un mundo de olores le esperan en la calle

Todo un mundo de olores que para ti pasan desapercibidos pero para él, ya que la naturaleza le ha dotado de un olfato tan desarrollado, puede resultarle todo un esfuerzo contener las emociones que le crean, porque el sentido del olfato es el que está más directamente conectado con sus emociones.

Tu perro, en una gota de orina puede identificar el DNI de otro, su edad, su sexo, su carácter y sus intenciones, cuanto tiempo hace que pasó por ahí y un sinfín de detalles de los que puede, en un momento dado, identificar como una amenaza. Entonces se pone en modo “alerta” porque no se siente seguro y sus instintos más primitivos se ponen en marcha.

Perro que tiene miedo a salir a la calle a pasear OK 161117

Los ruidos de la calle también pueden causarle mucho miedo a tu perro

Todo un mundo de ruidos que tu oído no es capaz de distinguir con el follón de la calle, pero el sí. El es capaz de discriminar e identificar cientos de sonidos por separado, hasta el punto de que si uno no le encaja en las claves que tiene creadas en su memoria, puede fácilmente sentir pánico.

El rugido de los motores, los pitidos, el chirrido de los frenos de los coches, las motos… Te puedo asegurar que ahí abajo se oyen de un modo distinto y con más intensidad. Puede llegar a oír el crujido del asfalto cuando le da el sol y se calienta, que por cierto, puede alcanzar temperaturas extremas en verano y literalmente, puede sentir como quema en sus patas.

Haz la prueba, ponte ahí abajo a sentir el mundo

¿Te has parado alguna vez en un paso de peatones y te has agachado a la altura de su cabeza hasta que el semáforo se pone verde? Hazlo, te sorprenderá la sensación que te da ver cómo pasan los coches a unos pocos palmos de tu nariz. Da verdadero pánico, créeme. El ruido de los motores y el calentor que sale de los tubos de escape es más sobrecogedor de lo que parece desde ahí abajo. Y si a todo esto añadimos la vibración del suelo al paso de los vehículos, el coctel puede ser muy poco digerible.

El miedo camuflado de hiperactividad y excitación

Como hemos visto antes muchas veces el miedo es confundido con la hiperactividad y la excitación, podríamos decir que está camuflado. Resulta que le da por llevarte a rastras, pegar bandazos de un lado a otro, abalanzarse sobre la gente, ladrar a otros perros o llegar a ponerse agresivo con ellos… Y vuelve a casa nervioso, agitado, ansioso y tú exclamas: ¡Pero este perro no se cansa nunca!

Verás, el cansancio no es el problema, es el miedo en la calle, el entorno hostil en el que le toca vivir lo que le tiene a diario con los nervios de punta, es decir, con el estrés en unos niveles que pueden llegar a ser nocivos. ¿Me crees ahora cuando te digo que muchas veces más que nerviosismo o hiperactividad lo que tu perro tiene en la calle es miedo?

Mira, te puede interesar volver luego aquí a ver el siguiente artículo como complemento, porque en este no cabe todo: Los perros que tienen miedo a todo, qué hacer para quitárselo

perro con miedo a la calle cuando sale de paseo OK 161117

¿Cómo ayudo a mi perro para quitarle el miedo en la calle?

*Sé un buen referente. Y si él solo no puede, ayúdale tú siendo ese buen referente que necesita, transmitiéndole tranquilidad y seguridad en esos momentos de descontrol que tanta hiperactividad y nerviosismo le crean. Compórtate con “normalidad” para que cada vez “que te mire” que vea que tú estás tranquilo, creando en él la seguridad que necesita al ver que tu actúas como que “no pasa nada”.

*Evita consolarle. No intentes calmarlo con palabras de consuelo porque eso no lo “fortalece” en absoluto sino todo lo contrario. Si haces esto puede percibir que le comprendes y que compartes su preocupación, reafirmando que, efectivamente, hay algo por lo que preocuparse.

*Una desensibilización sistemática. Desensibilízale a los ruidos y al follón de la calle. Esto significa que debes exponerlo a los estímulos de la calle, pero de manera muy gradual y controlada, poco a poco y sin que sus emociones lleguen a entrar en ese estado que le perjudica. Ten en cuenta que si el miedo le desordena la cabecita, tendrás que volver a ordenársela y estarás trabajando cuando ya no está receptivo, solo querrá irse de ahí y no te escuchará.

Controlando y evaluando el trabajo poco a poco, día a día.

Para que la desensibilización sistemática funcione, los acercamientos a esos lugares donde más se bloquea o entra en modo “vámonos de aquí” los tienes que ir evaluando, controlando y trabajando día a día. Le vas llamando por su nombre de vez en cuando para que te preste atención, le vas ofreciendo trozos de comida, galleta, jamón o salchicha para que los tome o vas jugando con él para que se ponga contento.

Mientras esté receptivo quiere decir que todo va bien, que está recibiendo de manera favorable los estímulos que antes le asustaban tanto y sin llegar a afectarle.

En el momento en que deje de prestarte atención, debes dejarlo, alejarlo de ese lugar y volver a mantener la distancia optima en la que vuelva a sentirse cómodo. Día a día vuelves a repetirlo hasta que sea capaz de llegar donde te propones y gestionarlo favorablemente.

Por cierto, respecto a las palabras de consuelo que recibe, te recomiendo que leas en un momento este breve artículo donde aclaro todo esto: Sobre las palabras de consuelo que recibe tu perro

Perro que tiene miedo a salir a la calle OK 161117

Más cosas que puedes hacer para quitarle el miedo a tu perro

*Un período de calma. También puedes evitar durante un tiempo las zonas rojas, es decir, aquellos lugares donde sabes positivamente que se va a quedar bloqueado o va a querer huír. Así le das un descanso a su “sistema nervioso” que tan sensible le tiene. Verás cómo pasado un tiempo, cuando vuelvas a pasar por ese lugar lo percibe desde otra perspectiva.

*Contra condicionamiento que consiste en convertir lo malo en bueno. Por ejemplo; antes cuando algo que le asusta esperaba a tus palabras de consuelo, de las que he hablado en el punto 3. Sin embargo, lo que harás ahora, será llamarle con tono “motivador” diciendo “MIRA” y le ofrecerás unos trozos de comida actuando con total tranquilidad. Entonces cambiará su perspectiva y eso que era tan malo, quedará condicionado por algo bueno porque ve que tú le das algo bueno. Claro, si estuvieras asustado no actuarías así de ninguna manera. Entonces estas siendo un buen referente. ¿Recuerdas el punto 2?

*Pasea por zonas tranquilas donde pueda olisquear. Sé que la vida en las ciudades dificulta mucho esto, pero los paseos por aquellos lugares tranquilos donde se sienta a gusto explorando y olisqueando le ayudarán mucho.

Mira, seguro que te interesa dedicar un par de minutos a esta publicación para ayudar a tu peludo a controlarse en los paseos: Mi perro estira de la correa en el paseo

*No te enfades. Y por más que acabe con tu paciencia, no te enfades con él si va a tirones, si ladra a otros perros, si no quiere ir por donde tú. Solo necesita de tu comprensión ya que sin ella no podrá superar sus miedos a la calle, por más que lo intente.

*Dale tiempo. No tengas prisa y dale tiempo a investigar, a olisquear y recopilar la información que necesita y deja que averigüe que las cosas que le dan miedo, en realidad no son para tanto.

*Y por último, muchas gracias por tu paciencia que tienes con tu peludete.

Autor: Juanjo Andrés Ruiz



¿QUIERES QUE TE INFORMEMOS DE LAS ULTIMAS PUBLICACIONES?

APUNTARME AL BOLETIN



.

Mi perro tiene miedo en la calle. ¿Cómo le ayudo a superarlo?
4.8 (96.57%) 35 votos
2017-12-13T12:42:45+00:00