El miedo que los perros tienen a los cohetes, los petardos y demás fuegos artificiales es lo que peor llevan, por eso es en lo que nos vamos a centrar en este artículo, porque seguro que tu perro se asusta con facilidad ante cualquier otro ruido como las tormentas, los golpes inesperados, el rugido de un motor, la sirena de una ambulancia, las obras… Los consejos que te voy a dar sirven para todo, porque en definitiva todos son ruidos, aunque el de los petardos… se lleva la palma.

El miedo que los perros tienen a los cohetes, los petardos y demás fuegos artificiales

No sé si te has parado a pensar lo que puede llegar a sentir cuando oye un petardo. Es algo tan estrepitoso que al oírlo puede llegar a desorientarse entrando en un estado de verdadero pánico que vive como si fuera una amenaza real, de ahí la angustia que le crea y su necesidad de huir buscando a ciegas un refugio. Y si añadimos el olor de las sustancias químicas que desprende la pólvora y la vibración del suelo cuando le explota uno cerca, puede llegar a desarrollar verdadera fobia a los ruidos siendo incapaz de controlarla.

La acustofobia, el miedo al ruido.

Cuando el miedo alcanza niveles que no se pueden gestionar podemos considerarlo una fobia. En este caso tenemos la Acustofobia de los perros que se define como un persistente, anormal e injustificado miedo al ruido. Todos podemos sentir miedo o darnos un susto cuando oímos un ruido que nos pilla desprevenidos y por sorpresa, por lo que el miedo es un mecanismo de defensa que nos avisa de que algo no va bien y hay que ponerse en marcha.

Pero el problema de los petardos y los cohetes es que no se oyen a un ritmo regular y constante que puedas prever y así preparar a tu perro para el susto. Ahora suena uno, luego otro y, cuando más tranquilo está, de pronto otro.

También tenemos que tener en cuenta que es tal la cantidad de petardos y cohetes que explotan al día cuando son fiestas, que no tiene tiempo de bajar los niveles de estrés en su organismo entre uno y otro, por lo que no alcanza el estado de calma en muchos días. De modo que vamos a tomar las debidas precauciones y te voy a dar unos consejos que te van a ayudar.

Tal vez sea muy nervioso. Te puede interesar este artículo en el que desarrollo con todo detalle este tema:

Mi perro es muy nervioso ¿Cómo quitarle el nerviosismo?

Perro con miedo a los petardos y los cohetes

¿Cómo quitarle a mi perro el miedo a los cohetes?

Para quitarle el miedo a tu perro cuando suenan los cohetes y los petardos, no debes esperar a que explote uno para comenzar a trabajar. Si esto es así, si esperas a que explote uno para actuar, significa que estás trabajando cuando el problema lo tienes encima y si es de los que acaban presa del pánico, su capacidad de pensar estará inhibida, su instinto de supervivencia se habrá activado y no estará para atender ni a tus palabras de consuelo, solo querrá buscar un lugar seguro.

Por eso, debes comenzar a trabajar cuando no pasa nada, para que cuando pase ya se lo sepa. Hay que ponerse manos a la obra ahora mismo.

* Desensibilización a los ruidos en general

Deberás comenzar una «desensibilización» a los ruidos en general. Porque como he dicho antes no sólo le tiene miedo a los cohetes y los petardos, seguro que se asusta con facilidad ante los ruidos en general y deberás fortalecerlo ante tales eventos. Como plan de choque te propongo que comiences a desensibilizarlo y fortalecerlo ante todo aquello que le da miedo, por simple que sea.

Si pero… ¿Cómo se hace esto, cómo le quito el miedo?

* Haz un ruido que normalmente le asuste, pero no muy fuerte y poco a poco subes la intensidad de dicho ruido a medida que ves que lo va gestionando. Cada vez que escuche ese ruido, «inmediatamente» y antes de que se le active el «botón del pánico» le dices «MUY BIEN» y le pones frente a la nariz, para que lo coja (incliso casi a la fuerza si se le ha cerrado el estómago y no lo quiere), un trozo de salchicha de Frankfurt, de jamón de York, de queso o cualquier cosa de comer que sea excepcional y que estés seguro de que le gusta mucho.

* Le tienes que hacer ver que la consecuencia de oír ese ruido es buena «porque» le trae algo «bueno», ese trozo de comida tan exquisita.

* Si encima ese MUY BIEN se lo dices con tono alegre y la sonrisa en la boca, lo que le transmites es que ese ruido a ti no te da ni un poquito de miedo, que te pone contento. Estarás actuando como ese buen referente que tanto necesita, porque si te diera miedo sería muy raro que te pusieras contento y que le dieras ese manjar, lo que harías sería intentar uhir como lo intenta él.

* Conclusión, cada vez que oye ese ruido algo bueno pasa, le cae un trozo de comida exquisita y tú te alegras… ¡Pues que suene el ruido! 🙂 pensará él.

📌 Sobre el miedo, y cómo desensibilizarlo para ayudarle a gestionarlo hay mucho de qué hablar, lo hago entre otras muchas cosas que están muy relacionadas en mi nuevo libro «Cómo conseguir que mi perro me haga caso«. También, sobre las emociones, la inducción a la calma, cómo darle carácter positivo al transportín, etc., te hablo en mi Libro «Cómo tener un Perro obediente y educado«.

Los tienes en:
Papel – Kindle
PDF – ePub – MOBI

Perro que le tiene miedo a los cohetes escondido OK 030817

No le fuerces si no es capaz de gestionarlo

Pero si necesita meterse por ejemplo bajo la cama porque ya no gestiona y el pánico se le ha apoderado, no le hagas salir, esto agravaría la situación porque él se siente seguro ahí y todo intento de sacarlo iría en contra de su instinto de supervivencia.

Si tú intervienes intentando darle una explicación, solo estarás incrementando su ansiedad ya que la mayoría de veces lo harás porque no deja de ladrar y acabarás mimándole para tranquilizarle o riñéndole para que se calle. Entonces solo conseguirás “contagiarle” tu lástima en el primer ca