Mi perro se porta muy mal cuando lo paseo

  • cachorro que se porta muy mal al pasear


¿Tu perro se porta muy mal en la calle? La hora del paseo con tu perro puede llegar a convertirse en un “Placer Traumático” si no consigues que esta rutina, en ocasiones tan aburrida para ti pero tan sumamente necesaria para él, se convierta en algo placentero para ambos. ¿Pero por qué tu peludo se porta tan mal en el paseo? Esta es una pregunta bastante habitual porque muchas veces no consigues que se comporte, que vaya por donde le pides o simplemente porque no te presta ninguna atención.



Mi perro se porta muy mal en la calle

Parece que todo lo que hay alrededor le llama la atención y le motiva más que estar tranquilo a tu lado. El perfume de una rosa, el olor a hierba mojada, el aroma de un café. Agradables estímulos que te invitan a dar un paseo por el parque, a sentarte en una terracita, a sentir la brisa en la cara y disfrutar de la conversación con un amigo… Y tu perro ahí abajo, al otro extremo de la correa. Tal vez él comparta alguna de tus aficiones, tal vez le llame la atención la manera con que te dispones a cruzar la calle a saludar a un amigo o a ver un escaparate. Tu actitud le gusta, estas contento porque hay algo que te motiva y a él le gusta mucho verte contento/a.

La emoción y el ímpetu se le apoderan

-¡Vamos!, le dices con tono airoso y el emocionado tira de ti pues su ímpetu se le apodera, le da un subidón y quiere llegar el primero. Esto en los cachorros y perros jóvenes es de lo más habitual. Bueno y algún que otro adulto que ya sabe que cuanto más estira, antes llega.

Pero comenzamos mal, es tan impetuoso que le tienes que dar un tirón de la correa hacia atrás y… frenazo en seco. -Espera, le dices -Nocorrastantoquevienencoches

Entre coche y coche te dispones a cruzar. Otro tirón de la correa y… Acelerón -Vamos, le vuelves a decir -Cruzarapidoquenospillanloscoches

Y tu perro en estado de shock porque no entiende por qué le has pegado primero un frenazo y luego un acelerón y ese sermón indescifrable con tono enfadado. Con lo contento que estabas!

Mira, este artículo seguro que te interesa porque también te puede ayudar. Vuelve aquí luego y pégale un vistazo: Mi perro estira de la correa en el paseo. El por qué y cómo corregirlo

perro que se porta mal y estira de la correa

A la hora del paseo tu perro tiene otras necesidades que cubrir

En realidad y si te paras a pensarlo no es que se porte tan mal, lo que pasa es que tiene unas necesidades que cubrir muy distintas a las tuyas. Tu sales a la calle porque vas a trabajar, a hacer la compra, a pasear y ver escaparates, a sentarte en una terracita a tomar un café y un sinfín de actividades que te gusta hacer.

Sin embargo para él pueden resultar un verdadero tostón. Eso de ir a tu lado andando a tu paso (de paseo) no le mola nada porque para él salir a la calle es ir a “explorar”, a ver qué ha pasado y quién ha estado por ahí en su ausencia ya que todo esto está en sus instintos.

Los pipis y los popos le mantienen informado

Un pipi, un popo, otro pipi, otro pipi, otro pipi… y ya está puedes pensar, ya ha hecho sus necesidades. Pero aquí no acaba la cosa, también necesita investigar, oler los mensajes que han dejado los otros perros.

Los pipis y las cacas son su Facebook y debes darle tiempo a “oler” los mensajes a ver si le da al “Me Gusta” (otro pipi encima) Tu perro necesita usar su nariz más que el aire que respira ya que el olfato es su sentido que está más directamente conectado con sus emociones, es su laboratorio biológico capaz de descifrar millones de mensajes químicos que hay en una gota de orina.

Los perros salen a la calle “a explorar” el territorio

Son tres los pilares que sustentan su esencia; La manada, el territorio y la exploración. Es decir, su manada está en los miembros de la familia, su territorio está en vuestra casa y por último…

¿Su exploración donde está? Exacto, seguro que estás pensando lo mismo que yo, en la calle.

Un perro que no explora carece de una de las piezas fundamentales de las que le ha dotado la naturaleza para sustentar su esencia más pura.

Por eso, cada vez que no le dejas o no le das tiempo para hacer lo que más le gusta, “explorar”, si recibe un tirón de la correa o le cortas el rollo, la frustración se le apodera y el estrés va en aumento.

Y cuando llega a casa está inquieto y nervioso, ladra sin motivo o le da un arrebato y comienza a correr por toda la casa como si estuviera poseído.

Su paseo se ha convertido en un “placer traumático” lleno de sermones y tirones de correa. No ha podido leer las últimas noticias de su Facebook, no ha podido acercarse a nuevos perros para conocerlos y si lo ha hecho, más de un tirón de correa seguro que se ha llevado porque se ha abalanzado de manera impetuosa, se ha puesto nervioso o tal vez agresivo.

¿Entonces qué hago si mi perro no se porta bien al pasear?

Esto no quiere decir que debas dejarle hacer siempre lo que quiera como llevarte a rastras, no acudir cuando le llamas, ladrar o pelear con otros perros, cada momento es bueno para educarle.

Si por ejemplo el paseo es de 30 minutos, dedicas 10 minutos de correa larga (o suelto) para que “explore”, olisquee, investigue, socialice, marque el territorio con sus pipis y sus popos… y los otros 20 minutos de paseo.

Tal vez también te puede interesar volver aquí y ver este artículo donde trato el tema de las conductas reactivas de los peludos: Mi perro le ladra y le gruñe a todos los perros

perro que pasea tranquilo y portandose bien

Sal a pasear con tu perro callejeando cada día por un sitio nuevo

Este paseo lo deberías hacer callejeando y cada vez por un sitio nuevo, alternando el andar a tu lado y a tu paso con momentos en los que le das más correa para que llegue a esa farola, esa esquina o ese árbol que “necesita” oler y por qué no, a ese otro perro que quiere conocer y saludar. Haciéndolo así lo que percibe es que estáis explorando juntos y lo que aprende es que explorar tranquilo a tu lado es más divertido porque lo estás compartiendo con él.

Creo que también te resultará interesante este artículo: Mi perro no viene cuando le llamo

Dale tiempo

Y ahora te pediría un favor, dale tiempo para que disfrute también en la calle… Contigo, como no, para que la hora del paseo no se convierta en un placer traumático. Y todo esto lo hacemos para que la hora del paseo sea más agradable para ti y ya que como he dicho antes es uno de los momentos más importantes del día para él, lo aprovechamos también para que reciba la educación que necesita. En este artículo de Consumer hay más detalles sobre el uso adecuado de la correa y en el menú verás un montón que también te pueden ayudar.

Autor: Juanjo Andrés Ruiz.



¿QUIERES QUE TE INFORMEMOS DE LAS ULTIMAS PUBLICACIONES?

APUNTARME AL BOLETIN



Mi perro se porta muy mal cuando lo paseo
4.9 (98.95%) 19 votos
2017-12-13T12:42:15+00:00