Cuando un perro se orina en casa, ya sea por el suelo, en las esquinas, en las patas de los muebles, en la cama, en su cuna, en el sofá o en cualquier lugar que se le ocurra… Ufff, qué desastre. Tanto si antes no lo hacía como si nunca ha dejado de hacerlo, necesitas saber dónde está el origen de este comportamiento, solo así sabrás cuál es el camino a seguir para corregir este problema tan frecuente. Si esto te consuela te diré que es muy habitual encontrarnos con perretes que hacen sus necesidades en casa, he dicho habitual, pero no quiere decir que de ninguna manera sea normal, claro.

¿Por qué un perro se mea por la casa, en la cama, en el sofá…?

Esta es una buena pregunta. Como son tantos los motivos por los que un perro hace sus necesidades en cualquier lugar de la casa, en este artículo voy a exponer los más frecuentes y vamos a ir viendo la manera de solucionarlos. Puede ser que a tu peludo lo identifiques en alguno de ellos, en muchos o en todos los casos, pero debes saber que las pautas que te voy a ir dando a lo largo de la lectura sirven para todos, y que todas ellas puedes adaptarlas a tu problema concreto. Y si todavía es un cachorro, «GENIAL», porque es el momento de enseñarle.

¿Qué hacer para que mi perro deje de orinarse en casa?

A ver si a partir de hoy esta pregunta deja de atormentarte. Comenzare diciéndote que la naturaleza es muy sabia y que de un modo u otro le dice a tu peludo que en casa no se hacen sus necesidades, que la guarida hay que tenerla limpia, y que es cuando se sale a la calle a pasear («a explorar») cuando un perro debe hacer pipi y caca, de paso marca el territorio y tiene controlados sus «dominios». Claro, esto es siempre y cuando tenga la cabeza bien amueblada y una madurez óptima, de lo contrario, como vas a comprobar, el origen del problema puede proceder de muchos sitios, y muchas son las formas distintas de arreglarlo.

Por eso, para que tu perro deje de hacer pipi en casa podemos hacer muchas cosas y tendremos en cuenta todos los factores: Sus experiencias, su educación, si procede de una protectora, si es un cachorro, si es un adulto… Si antes no lo hacía, si nunca ha dejado de hacerlo. Y sobre todo, si su cabecita no está amueblada y atraviesa algún desorden emocional, no es de extrañar que lo haga donde no debe.

Los enlaces a los artículos que verás en un momento acerca de cómo enseñarle a hacerlo «en la calle, en el empapador o en el periódico», sirven tanto si es cachorro como si es más adulto, porque aunque está claro que aparte de necesitar un poco de orden y equilibrio emocional, como vamos a ir viendo, el patrón de las pautas y los ejercicios son prácticamente los mismos para todos.

1 – El jovencito o el cachorro que se mea donde le pilla más a mano

Como es probable que te haya traído hasta aquí tu perro jovencito o tu cachorro y sus continuos pipis, comenzamos con estos porque seguro que estás todo el día con el mocho en la mano. Naturalmente con los cachorros y perros jovencitos cabe esperar que lo hagan donde les pille, tal vez sea muy pronto para exigirles que se aguanten las ganas porque sus vejigas hiperactivas no tienen capacidad de retención. Beben agua constantemente debido a los altos niveles de excitación que les provoca sed y, claro está, ese agua por algún lado tiene que salir. Si les pilla la alfombra a mano, «bingo», ahí lo sueltan y se quedan tan panchos.

* Si te trae por aquí un cachorro o un perrete joven, te sugiero que termines este artículo para saber qué hacer, tanto ahora, como si quieres evitar que el problema quede enquistado en un futuro cercano. Vuelve luego aquí porque en este artículo vemos a fondo cómo enseñarle a hacerlo solo en la calle, aunque está dirigido a los cachorros, las pautas son las mismas para perros adultos:

¿Cómo enseñarle a hacer sus necesidades en la calle?

Perro que orina en casa porque se siente solo OK 291117

2 – Los perretes a los que «se les escapa»

En los perros jóvenes es bastante habitual el desorden propio de la edad, por eso, aunque ya han aprendido a hacerlo en la calle, se les escapa algún pipi que otro incluso después de haberlos bajado varias veces a pasear. Entre los 5 y 7 meses alcanzan la etapa de desarrollo hormonal y es cuando por instinto comienzan a sentir que tienen que marcar los orines de otros perros/as, comenzando a aguantarse en casa y dejándolo para cuando salen fuera. Cierto es que hay perretes que tardan en madurar y esto les cuesta comprenderlo.

Pero cuidado, también tenemos a los que se les exige demasiado pronto que orinen en la calle, riñéndoles porque lo hacen en casa. Si esto es así, te arriesgas a que en la calle, por miedo a que le riñas, no lo haga y espere a volver a casa para hacerlo cuando tú no estés delante. Esto lógicamente entorpece y retrasa el proceso natural del que he hablado antes.

También te interesa este otro artículo donde te hablo sobre cómo enseñarle a hacerlo en el periódico o el empapador. Esto también viene muy bien por si un día no puedes bajarlo a la calle por cualquier motivo inesperado.

¿Cómo enseñarle a hacer pipi y caca en el periódico o el empapador?

Dana-cachorro-haciendo-pipi-en-el-empapador-OK-copy

3 – El estrés, una causa muy frecuente en las conductas higiénicas

Para recuperar ese equilibrio que con total seguridad perdió hace tiempo, la reducción de estrés es lo primero que tenemos que poner en práctica.

El estrés es el principal origen de muchos problemas de conducta. Una causa bastante frecuente es después de una riña o un castigo porque la presión recibida sube los niveles de estrés, provoca la necesidad de «mearse encima» y aliviar la carga emocional. Esto lo hará a escondidas para evitar que vuelvas a reñirle.

También puede suceder tras un paseo muy «agitado» y lleno de descontrol, en el que por ejemplo se ha sentido muy frustrado por no poder hacer lo que quería, o tal vez agobiado por recibir constantes correcciones y tirones de correa (con los jóvenes llenos de energía es el día a día).

Tampoco hay que olvidar que la inseguridad o el miedo están muy presentes en sus vidas; el tráfico, los ruidos, la gente los otros perros… Todo esto genera grandes dosis de estrés a perros sensibles o que no se sienten muy seguros, no hay manera de que se tranquilicen y vayan por donde se les dice, y cuando