Mi perro se escapa en el parque. No puedo dejarlo suelto.

  • Mi perro se escapa en el parque 2 OK

¿Tu perro se escapa? ¿Es del club de los escapistas que se van y no vuelven hasta que les apetece? Seguro que más de una vez te ha puesto en un aprieto no siendo capaz de conseguir que venga por más fuerte que le llamas. Tal vez se ha escapado al rato de estar suelto porque de repente algo ha llamado su atención, tal vez lo hace en cuanto le quitas la correa porque se encuentra libre y pies para qué os quiero.

Mi perro se escapa cuando lo suelto y antes no lo hacía

Cuando un perro se escapa durante el paseo puede verse empujado a hacerlo por muchos motivos, los cuales no siempre son los mismos; Puede Influir la edad, el carácter, la genética, el aprendizaje, la educación, el nivel de adiestramiento etc. De modo que vamos a ir viendo los motivos y también lo que puedes hacer para que deje de escaparse, que no se vaya muy lejos de ti y que acuda a tu lado cuando le llamas.


Poco a poco va tomando confianzas

El hecho de que un cachorro o un perro jovencito no se aparte mucho de su propietario es bastante normal, no se siente muy seguro y su compañía le da la tranquilidad y esa seguridad que todavía no tiene. Pero poco a poco va soltándose, va tomando confianza y va descubriendo que más allá hay todo un mundo por descubrir. Llega el día en que ese cachorrete inseguro se va convirtiendo en un jovencito adolescente con ganas de explorar, de averiguar qué es aquello que se mueve allá a lo lejos y que tanto le atrae. La confianza que ha tomado hace que deje de necesitar tenerte cerca y la rebeldía juvenil parece que le empuje a dejar de obedecerte.

Te puede interesar este artículo en el que te hablo sobre: ¿Qué puedo hacer para que mi perro me haga caso y me obedezca?

Mi perro se escapa no puedo dejarlo suelto OK

El perro que se escapa porque está muy eufórico y excitado

Es frecuente atribuir al escapismo el hecho de que un perro haya caído presa de la euforia y la excitación propia del juego. Esto es frecuente cuando está jugando con otros perros y está a tope, con los niveles de adrenalina, de endorfinas y dopamina muy altos. Estas son algunas de las hormonas que se secretan a chorro cuando hay estrés, porque debes saber que cuando tu perro está jugando con otros perros se carga de mucho estrés (el cual no siempre tiene por qué estar relacionado con llevar una vida estresada).

Al estar como una moto y presa de la euforia, si de repente ve a otro perro allá a lo lejos y se va como una flecha a saludarlo, o a “discutir” con él, no te extrañe que lo haga. También puede hacerlo si lo que ve es un balón, una bicicleta, un monopatín, etc.

¿Qué hacer en estos casos?

Como siempre digo, entre asalto y asalto un descanso. Esto significa que tras un rato “corto” de juego para que no llegue a coger revoluciones y haya perdido el control, porque observas que todavía te presta atención cuando le llamas o le dices que te mire, debes “pararlo” un poco antes de que se te vaya de las manos.

¿Cómo? Utilizando los principios de la obediencia básica; Le llamarás para que cuando venga reciba un buen premio, unas caricias y tus muestras de aprobación. Le engancharás la correa un momento para que descanse hasta que haya bajado de revoluciones.

Mientras esto sucede le haces caricias y le vas dando trozos de chuches para que vea que estar contigo también tiene su lado bueno, porque no te has dedicado solo a cortarle el rollo con lo que estaba disfrutando. Cuando observes que estando contigo se siente a gusto, porque está recibiendo chuches y caricias, a pesar de que están los otros perros por ahí, le sueltas de nuevo y le dices –“Ale, sigue jugando”.


¿Qué vas a conseguir con esto?

Varias cosas; La primera es que el hecho de estar contigo un rato, aunque sea enganchado de la correa no es tan malo. La segunda es que vas a conseguir que estar contigo le guste tanto o más que estar por ahí haciendo el burrote. La tercera es que vas a reforzar el “vínculo”, porque no siempre que le llamas y le enganchas de la correa es para cortarle el rollo y cargarle de frustración.

Mira, en este artículo te hablo largo y tendido de este tema, porque tal vez tengas este problema: Mi perro ladra y persigue coches, motos, bicis, monopatines…

Perro que se escapa en el parque OK

Si tu perro se escapa y no quiere venir

Si cuando le llamas no quiere venir a pesar de que te ha oído perfectamente, si te hace la cobra y sale huyendo cuando le vas a enganchar o si directamente pasa de ti, quiere decir que has bajado la guardia y le has dado mucho margen de error. Tal vez lo has intentado demasiado tarde y cuando ya estaba eufórico, tal vez no está preparado para que lo dejes suelto porque no tiene la obediencia bien hecha. Tal vez en el hecho de escaparse ha encontrado un aliciente y esto se debe a que ha descubierto lo bien que se lo pasa lejos de ti, sin que le digas por donde tiene que ir o lo que tiene que hacer.

También cabe la posibilidad de que el “vínculo” tenga fisuras porque más de una regañina se ha llevado por no querer obedecer. Claro, si se ha llevado sus buenas regañinas por no querer venir o por venir tarde, después de haberle llamado muchas veces o quizás por haber tenido que ir tú a agarrarlo, no te extrañe que no le apetezca nada obedecerte y venir junto a ti por si le cae otra.

Mira, te puede interesar este artículo en el que te hablo sobre: Mi Perro no viene cuando le llamo. Cómo conseguir que venga

Para poder dejar suelto a tu perro y que no se escape:

Tienes que tener en cuenta que cuando sale a la calle hay un montón de lugares que explorar, muchas cosas por descubrir y muchos otros perros a quienes saludar. Todos los días debes darle raciones de obediencia, pero con refuerzo positivo. Esto quiere decir que no esperes a que se haya ido muy lejos para llamarle como siempre, a gritos y regañinas que lo único que hacen es que cada día le apetezca menos volver junto a ti. Sal a la calle con sus chuches preferidas y que él sepa que las llevas, esto hará que esté más pendiente de ti porque sabrá que de vez en cuando, si está atento, le va a caer una.

Debes llamarle con tono motivador y cariñoso cuando esté cerca pues esto es ponérselo fácil, poco a poco puedes ir aumentando la distancia a medida que veas que va respondiendo. Lo que aprende con esto es que cuando viene a tu lado tiene premios y caricias, en lugar de reproches y regañinas.


Autor: Juanjo Andrés Ruiz



News 7 OK

2018-08-21T11:51:44+00:00