Mi perro le ladra y le gruñe a todos los perros. ¿Qué hago para corregirlo?

  • perro le ladra y le gruñe a todos los perros


Salir a pasear con un perro que ladra y gruñe a todos los perros con los que se encuentra en su camino, bueno, o tal vez solo a aquellos a los que tiene entre ceja y ceja, puede convertirse en una pesadilla y ese rato tan importante para su esparcimiento se convierte en un placer traumático, tanto para él como para su compañero/a de “aventuras” y desventuras, tú 🙁 Unas veces te saca de tus casillas, otras a los que van paseando a los otros perros, el caso es que no hay manera de dar un paseo en condiciones.



¿Tu perro ladra a los demás perros, les gruñe, se enfurece con ellos…?

Supongo que si, que te ha traído aquí este problema y que buscas una solución. Perfecto, espero ayudarte a poner remedio a este problemilla tan cotidiano porque vamos a ver cuándo, cómo y por qué lo hace para que las pautas sean las que tocan. Como son tantos los motivos con los que te puedes encontrar, es bueno que los conozcas todos para poner esos ladridos bajo control y que disfrutes más de tu “fierecilla” sin domar tanto en el paseo como si estás en una terracita intentando tomar un café tranquilamente.

¿Por qué mi perro ladra y gruñe a los otros perros con los que se encuentra?

Buena pregunta, claro, lo primero que hay que averiguar es el por qué y vamos a dar un vistazo rápido para que la solución esté más cerca. Seguro que a tu perro lo identificas en alguno, en bastantes o en todos los puntos que vas a ver.

1- Tu perro ladra a todos los perros porque están en “su territorio”. Este es un motivo muy habitual porque no hay que olvidar que los perros son territoriales.
2- Ladra, gruñe y se le eriza el lomo porque no se siente seguro. Sale a la calle en estado de alerta, este es el motivo más frecuente cuando un perro tiene miedo y ve amenazas incluso donde no las hay.
3- Lo hace porque se encuentra con la necesidad de defenderte. Esto está muy ligado a la segunda cuestión porque cuando tú te pones nervioso/a o tienes miedo, se lo contagias y le haces ver que no tienes la situación bajo control, entonces se ve “obligado” a tomar las riendas.
4- Ladra o gruñe reclamando su espacio. Este es otro motivo por el cual un perro puede “enfadarse” al verse invadido y agobiado por otro perro, marcando las distancias.
5- Porque ha tenido una mala experiencia. Le ha mordido un perro y a partir de ahí todos los perros son malos. Les ladra para que se alejen o tal vez lo haga porque le da un chute de adrenalina al activarse el recuerdo y… al ataque, el que da primero, da dos veces.

Perro que ladra y gruñe a los perros OK 241017

6- Porque ha salido guerrillero y le gusta la bronca. Más de un perro sale a la calle buscando lio porque se siente muy alfa. Aunque esto es más propio de un aprendizaje incorrecto puede tener la genética muy marcada.

7- Ladra a los demás perros porque está reclamando juego. Bueno, también se puede dar el caso de que lo haga por este motivo. Esto lo hacen mucho los cachorros y perros jovencillos que se lo pasan bomba provocando.

El perro joven que ladra a los otros perros de manera impulsiva, les gruñe, se le eriza el lomo…

Esto es de lo más frecuente y aquí es donde comienza todo, en la “juvenil”. Los perros también atraviesan la etapa conocida como “la edad del pavo”, que es cuando los subidones de testosterona o progesterona son más “inflamables”.

Aunque se creen los Reyes del mambo en realidad lo que tienen es más miedo que otra cosa. Como hemos visto en el punto 2 del apartado anterior, si tu perro está atravesando esta etapa, cuando ladra y gruñe a los perros observa que la mayoría de veces se le eriza el lomo.

Esto lo hace porque, aunque no lo parezca, no se siente seguro y su falta de experiencia, unida a su desorden emocional lo lleva a hacerse el chulito o la chulita si es una hembrita. Defiende lo que no toca, reclama un territorio que no le pertenece o quiere imponer una autoridad que no le corresponde. “Es que la edad del pavo es la más difícil de llevar también para un perro”

El perro que ladra a todos los perros cuando va atado de la correa

Una pregunta: ¿Lo hace cuando va atado de la correa o cuando está suelto? Es de esperar que cuando está suelto no ladre a ninguno, claro, tiene la libertad de decidir si buscar bronca o alejarse y evitar el conflicto.

Cuando tu perro va atado de la correa pueden pasar dos cosas; La primera es que no se siente seguro porque la correa le deja sin escapatoria, entonces está más en guardia y al acecho. La segunda es que a través del contacto de la correa se siente más fuerte, es como ese niño que te lleva de la mano y te dice –suéltame que me lo como. (Por cierto, lo sueltas y se hace caca encima 🙂

Seguramente también tienes un problema con la impulsividad y las prisas de tu perro, por eso te sugiero que vuelvas luego aquí y leas este artículo: Mi perro estira de la correa en el paseo. El por qué y cómo corregirlo

Perro que ladra cuando va atado de la correa OK 241017

Los condicionamientos y las asociaciones que va creando

Hay más, otra de las cosas que pasan cuando tu perro va atado de la correa es que, como ha creado el condicionamiento, sistemáticamente ladra a los perros porque tiene que ladrarles y punto.

Me explico, como tu perro aprende por asociación, cuando ladró a otro “por primera vez” porque le dio miedo, porque le reclamó juego o porque el nerviosismo y la excitación le llevaron al desorden, con toda probabilidad se llevó una regañina y un tirón de correa hacia atrás para que se callara.

Pues bien, esta regañina quedó asociada a la presencia del otro perro, en las claves de su cabeza quedó grabado el recuerdo y se creó la asociación; “Los perros son malos porque cuando está uno cerca mi dueño me riñe”.

– ¡Pues no quiero que se me acerquen (pensará él) y les ladro para que se alejen de mí!. Esta asociación suele ir gestándose día a día, poco a poco, no obstante hay ocasiones en las que una sola repetición es suficiente.

¿Qué hacer para que mi perro no ladre o gruña a otros perros?

Esta es la cuestión, qué hacer para que deje de ladrarles o de gruñirles. O tal vez debería comenzar por lo que no hay que hacer. Visto lo visto en el párrafo anterior y aunque te cueste creerlo, la regañina, el grito, el tirón de correa o el toque deberías aparcarlos y comenzar a utilizar otras herramientas.

Mira, en este artículo te explico más cosas interesantes para que cuando a tu perro le den esos arrebatos, sepas qué hacer. Vuelve luego y dale un vistazo: El Perro Agresivo con los otros Perros. Qué hacer para solucionarlo

Perro que ladra porque tiene miedo OK 241017

La desensibilización

Tal vez ya has oído hablar de esto pero, es lo que toca. Consiste en desensibilizar a tu perro porque sin duda está muy sensible.

Manteniendo la distancia adecuada en la que él se siente cómodo y tú también, es decir, tu perro no ladra todavía y tú no sientes nerviosismo, te vas aproximando al otro perro mientras le vas llamando al tuyo por su nombre con tono motivador, le vas dando chuches cada vez y le dices lo bueno que es y lo bien que se está portando.

Poco a poco te vas acercando y como la mitad de su atención la tiene centrada en ti y las chuches que le vas dando, estás haciendo muchas cosas a la vez: Estás consiguiendo que desconecte por momentos del otro perro, repartiendo su atención y no centrándola solo en él. También le estás “informando” de que a ti no te importa un bledo el otro perro y que no te da miedo, de lo contrario no estarías tan alegre dándole chuches.

El contra condicionamiento

Esto también forma parte del trabajo, el contra condicionamiento, que como su propio nombre indica consiste en condicionar como bueno lo que antes era malo. Me explico, antes cuando veía a otro perro tú te enfadabas y le dabas tirones de correa pero ahora te pones alegre y le das “chuches”.

Ah pues, los perros no son tan malos 🙂

Y como en todo trabajo de desensibilización y contra condicionamiento tiene que haber unas buenas rutinas, te recomiendo:: Las buenas Rutinas en el Adiestramiento de los Perros

Párate y párale

Sí, esto es lo que quiero decir, párate y párale. Cuando comience a desordenarse y antes de que pierdas el control, recoge correa “con suavidad” para no darle pistas falsas y ponlo junto a ti. Párate todo el tiempo que sea necesario “en absoluto silencio” hasta que se calme aunque sea por agotamiento al ver que no puede hacer otra cosa más que estar junto a ti.

Cuando tu perro ya va revolucionado lo mejor que se me ocurre es que lo bajes de revoluciones, por eso cuando te paras y lo paras, lo que haces es ponerlo al ralentí, solo entonces puedes continuar. Esto lo haces tantas veces como sea necesario porque mientras esté pasado de vueltas, no te va a hacer el más mínimo caso, solo estará a lo suyo.

Ser un buen referente para tu perrete

Esta cuestión es sin duda la más importante. Tú eres quien le da la “información” que necesita en esos momentos en los que su cabeza se queda sin nadie al mando, el conductor no está y es la amígdala cerebral la que ha tomado el control.

Ser un buen referente es la base de todo buen contra condicionamiento. Si quieres convertir en bueno lo que antes era malo, tienes que dejar de hacer cosas “malas”. Para “capturar” su calma tienes que actuar con calma, guardarte el nerviosismo en el bolsillo y dejar de renegarle cada vez que abre la boca.

Mantener la calma y guardarte las emociones negativas

Puedes sentir todas las emociones negativas que quieras al ver a tu perro ladrando a otro perro, pero recuerda que no debes transmitírselas. Debes evitar que el contagio se ponga a trabajar y aunque estés al borde de un ataque de nervios, debes mantener una actitud calmada y firme.

Aunque la próxima vez el encuentro con otro perro empiece mal, estos consejos que te he dado son para que acabe bien y que le quede un recuerdo latente bueno. Este será su punto de partida la próxima vez porque, donde lo dejó, será donde lo retomará.

Autor: Juanjo Andrés Ruiz



¿QUIERES QUE TE INFORMEMOS DE LAS ULTIMAS PUBLICACIONES?

APUNTARME AL BOLETIN



.

Mi perro le ladra y le gruñe a todos los perros. ¿Qué hago para corregirlo?
4.8 (95.35%) 43 votos
2017-11-15T11:13:27+00:00