El perro que destroza las cosas que pilla en casa cuando está solo, sin duda no gestiona bien la soledad. Es probable que sea porque está aburrido o desficioso, pero que le entre mucha ansiedad cada vez que se siente solo es más probable todavía.

En este artículo vamos a tratar el tema de los perros que muerden y rompen cosas en casa, los muebles, las puertas, el mando a distancia de la tele, los cables, las esquinas de las paredes, el sofá… con el fin de que si el tuyo es del club, deje de redecorarte la casa a su gusto. También veremos la manera de tratar, no solo el síntoma que ya sabes cuál es, la destrucción, sino el motivo por el que lo hace, esa necesidad que tiene y que puede estar oculta donde menos te lo esperas.


Mi perro muerde los muebles, rompe todo lo que pilla, rasca las paredes…

Este es un problema muy habitual en cachorros y perros jóvenes llenos de vitalidad, que se encuentran con la necesidad de «canalizar la ansiedad» que les crea estar solos, utilizando la destrucción como válvula de escape, rompiendo y mordiendo lo primero que pillan. También, aunque con menos frecuencia, se da en perros adultos que están atravesando los procesos de algún desorden emocional y la cabeza se les ha desordenado.

¿Por qué mi perro destroza la casa cuando me voy y lo dejo solo?

Esta es una buena pregunta. Todo comenzó siendo un cachorro y descubrió que mordiendo cosas sentía alivio porque le dolía la boca, le estaban saliendo los dientes y estos iban haciéndose sitio en sus encías.

Tal vez estaba aburrido por no recibir tus atenciones porque estabas ocupado, o estaba solo en casa y no había nadie que se las diera. Al morder y destrozar los juguetes que le ponías a su alcance se entretenía, y la conducta quedó muy «autorreforzada».

Pero ese cachorrete travieso fue creciendo y llegó el momento de cambiar los dientes, lo cual sucedió entre el cuarto y quinto mes, entonces el dolor en la boca se intensificó, la necesidad de morderlo todo fue en aumento, y cada vez encontraba nuevas y agradables texturas que morder.

Día a día encontraba en la destrucción un desahogo de su ansiedad, hasta el punto de que la conducta quedó cada vez más consolidada y retroalimentada.

Perro que rompe cosas en casa OK 191017

¿Cómo evitar que lo muerda todo cuando no estoy en casa?

Es un tema peliagudo y hay que cogerlo con pinzas, porque aunque parece que todos están cortados por el mismo patrón, cada perro es cada perro, es decir, no todo funciona con todos ni con todos funciona lo mismo.

Depende de muchos factores como su carácter, sus rutinas, sus hábitos o la educación que ha recibido. También de la cantidad de tiempo que está solo, cómo soporta la soledad, cómo gestiona el estrés y un sin fin de cosas más, sin olvidar lo autorreforzada que está la conducta.


Un motivo muy común es la ansiedad que le entra cuando se queda solo

Tu perro es un animal gregario, esto significa que necesita estar en compañía, y cuando no hay nadie en casa se siente muy solo y la «ansiedad» se le apodera, entonces la única forma que encuentra para aliviarla es a través de la destrucción, cosa que como he dicho antes aprendió muy pronto. Si tu perro tiene un «exceso» de atenciones cuando estás con él, cuando no las reciba las necesitará como el aire que respira. De esto te hablo largo y tendido en el artículo dedicado a la ansiedad por separación que verás en un momento.

Con carácter prioritario, debes enseñarle a estar solo en casa

Que un perro aprenda a gestionar la soledad de manera favorable es algo que debes incorporar en su proceso de aprendizaje.

Sí, pero… ¿cómo se lo enseño si no estoy en casa y cuando llego ya ha roto algo? Claro, debes trabajar cuando estás para que cuando no estés ya se lo sepa. En esta frase se resume en gran medida lo que intento decirte: “Cuando tu perro más interacción y atenciones recibe cuando estás con él, más las necesita cuando no estás”.

Mira, creo que te interesa volver luego y echar un vistazo a este artículo porque en él te aclaro este tema, ya que es difícil condensarlo todo aquí:

La ansiedad por separación de los perros. Qué es y cómo corregirla.

perro que rompe lo que pilla en casa cuando esta solo

¿Cuantas veces al día se sale con la suya?

Como verás más adelante en el plan de choque, debes tener muy en cuenta la cantidad de caso que le haces cuando no deberías, es decir, cuántas veces al día “reclama” tus atenciones y cuántas de esas veces «se sale con la suya» porque las recibe, ya sea para jugar de buen rollito, para mimarle porque le quieres mucho o para reñirle porque se está portando mal.

Como explico largo y tendido en el apartado de los «refuerzos ocultos», entre otros temas muy necesarios de mi nuevo Libro, el caso es que de una manera u otra se sale con la suya porque no desconectas de él. El hiperapego que esto genera es el caldo de cultivo de la “hiperdependencia”, la cual provoca que entre en ese estado de ansiedad cuando no te tiene a su alcance. Es como si el mundo se le cayese encima. La soledad mal llevada es lo peor que le puede pasar a tu perro, sobre todo si no lo has acostumbrado de manera adecuada y desde bien cachorro. De modo que desconectar de él a menudo «le ayudará mucho más de lo que crees», y a tí también porque te ahorrarás más de un disgusto al llegar a casa.


El aburrimiento y la falta de juego

También es cierto que llevamos una vida tan ajetreada que apenas tenemos tiempo que dedicar a los perros, pasan muchas horas solos y aburridos sin tener a mano una PlayStation con la que echar unas partiditas. Son muchos los casos en los que “un paseíto a hacer las necesidades y a casa que tengo cosas que hacer”, y la energía que no ha quemado, por algún sitio tiene que salir.

La excitación inducida

Por otro lado, no intentes arreglar en un rato lo que no has podido hacer en todo un día. Si lo expones a diario a momentos con un nivel de actividad muy alto, por ejemplo en el pipicán o el parque donde se genera «mucho estrés», puede desembocar en “hiperactividad”, desencadenando y acumulando altos niveles de nerviosismo, y cuando se siente solo, es como si necesitara una dosis. Entonces, como he dicho antes, utiliza su válvula de escape para liberar «estrés residual» y presión emocional, mordiendo y destruyendo lo que pilla.

Aquí es donde debes tener muy en cuenta la “excitación inducida” para que, como te he dicho, no intentes arreglar en un rato lo que no has hecho en todo un día. Te propongo que hagas el esfuerzo de realizar actividades lúdicas con él; paseos tranquilos y agradables, explorando, olisqueando, saludando a otros perros… «pero que no sean excitantes». Esto es más saludable que intentar agotarlo lanzándole pelotas o llevándolo al pipicán a hacer el “burrote”, porque evidentemente luego llega a casa agotado, pero sin duda con los nervios a flor de piel y el estrés que se le sale por las orejas.

Mira, sobre estos temas que te hablo en este artículo y otros muchos tan interesantes y necesarios, te los expongo con todo detalle en mi nuevo Libro:

«Cómo tener un Perro obediente y educado«, verás cómo te resulta mucho más fácil poner bajo control las trastadas de tu fierecilla.

Perro que rompe cosas cuando lo dejo solo OK 031117

El estrés, una causa muy habitual de los perros que lo muerden todo.

Si, como he dicho en muchas ocasiones, ellos también tienen estrés, y el problema es que en la gran mayoría de casos es crónico. Entonces, la necesidad de sentirse aliviado de tanta presión lo lleva a destrozar, por ejemplo, esa zapatilla que ha encontrado y se ha llevado a un rincón por miedo a que se la quites, incluso sabiendo la que le puede caer.

Y si no estás en casa y esa zapatilla no la tiene a su alcance, ya se las arreglará para encontrar algo que le sirva, tal vez el sofá, el marco de una puerta o una esquina en la pared.


La reducción de estrés también es primordial porque seguro que lo tiene aunque no lo parezca. Por eso este artículo del Blog te resultará interesante, ya que te puede ayudar mucho en esta labor:

El estrés en los perros. Principal origen de los problemas de conducta.

Perro que rompe los almohadones OK 291117

Como plan de choque, resumen de las medidas a tomar.

* Su estado emocional
Lo primero que hay que valorar es el “estado emocional” en el que se encuentra tu perro, lo cual es más que importante, y poner bajo control sus «niveles de estrés» para reducirlos. ¿Has visto el artículo que te he recomendado para poner bajo control el estrés? Sin duda es una de las cosas más importantes cuando las emociones están a flor de piel y lo desequilibran.

* Los paseos mejor de calidad que en cantidad

Los paseos tienen que ser relajantes y enriquecedores, es decir, en ellos tu peludo tiene que explorar el entorno de manera tranquila, olisqueando e investigando. No obstante, es bueno que haya momentos de juego y esparcimiento para que queme energía y genere endorfinas, pero siempre bajo control para no dejar que se revolucione. Con esto quiero decir, aunque es difícil si vives en una ciudad o barrio con mucho follón, que evites las zonas muy estresantes porque ese nerviosismo que le entra «se lo lleva a casa».

* El transportín

Es muy recomendable que tu fiera tenga su transportín en casa ya que es muy útil. ¿Por qué?, pues porque es su “guarida”. Si has visto el artículo dedicado a la «ansiedad por separación» que te he recomendado, en el que hablo largo y tendido de la importancia de tenerlo, de cómo positivizarlo y convertirlo en su lugar de descanso favorito, te darás cuenta de que en el caso de los perros destructores, es más necesario todavía, sobre todo cuando necesitas tenerlo bajo control.

* Acotar el espacio con una barrera

Acota el espacio y no le dejes toda la casa para él solo. Para no tener que estar cerrando puertas y que se sienta enclaustrado o más agobiado de lo que está, las barreras para niños nos sirven perfectamente.

* La excitación inducida

Ten muy en cuenta la «excitación inducida» para evitar condicionar tu presencia con la alegría, la diversión y el alboroto constantes, que lógicamente echará de menos cuando no estés con él. Para ello, dosificar la cantidad de interacción que tenéis con él todos los miembros de la familia, teniendo muy en cuenta esos aspectos tan importantes como son un exceso de atenciones cuando las «reclama», es decir, cuando no toca dárselas.

* Mantenlo entretenido

Aunque por lo general esto no funciona mientras tenga la cabeza alborotada, déjale juguetes distintos cada día para que se entretenga con ellos. Guardas unos, le dejas otros, y así sucesivamente para que los vea como una novedad.

* Dosificar los parques y los pipicanes

Y en cuanto a los parques o los pipicanes en los que lo único que aprenden los perros es a hacer el bruto, debes dosificarlos para evitar que prácticamente a diario le de ese subidón de excitación, que luego, al llegar a casa… por algún sitio tiene que salir.

* La casa a prueba de perros

Y cómo no, quita de su alcance todo aquello que no quieres que rompa. Lógico, seguro que ya lo haces, pero a partir de hoy lo harás sabiendo que es lo correcto, es para extinguir el componente de «AUTOrrefuerzo» que tiene la conducta destructiva, es decir, lo bien que se lo pasa destrozando cosas, que lógicamente día a día retroalimenta la conducta.

Un momento… ¿Has visto mi nuevo Libro? Dale un vistazo porque puede ayudarte mucho.

Muchas gracias..

Autor: Juanjo Andrés Ruiz