El estrés en los perros. Principal origen de los problemas de conducta.

  • perros con estres en el parque OK 270717


El estrés es el origen de la mayoría de problemas de conducta de los perros… ¿Pero los perros también tienen estrés? Seguro que más de una vez te has hecho esta pregunta porque claro, no tienen hipotecas y recibos que pagar, un trabajo que mantener o un atasco que librar. La respuesta a esta pregunta es si, lo tienen.

Es más que probable que muchos perros tengan algún problema de salud ya que cada vez que un “pico de estrés” se presenta, libera cientos de procesos bioquímicos en el organismo. Vamos a ver la forma de manifestar el estrés, los motivos y cómo ponerle solución. Pero antes:

¿Qué es el estrés de los perros?

El Estrés es un mecanismo fisiológico que el organismo de los perros utiliza para hacer frente a una exigencia del entorno, una amenaza, un cambio o una dificultad, poniendo en marcha la maquinaria que le aporta un extra de energía cuando más se necesita y preparar el cuerpo para la acción.

Podríamos considerarlo una estrategia que utilizan, igual que nosotros, para recibir un chute hormonal cuando se necesita.

Las hormonas del estrés en los perros

Las hormonas del estrés que más se disparan a través de su Sistema Endocrino cuando hay un “pico” son: Adrenalina, noradrenalina, cortisol. Y también grandes dosis de endorfinas que inhiben el dolor.

Un pico de estrés se genera ya sea porque están jugando y quieren disfrutar, porque sienten miedo y necesitan huir, porque tienen ansiedad y necesitan controlarla o porque sienten rabia y hay que atacar. Incluso cuando están aprendiendo necesitan del estrés porque este también se encarga de la actividad cerebral. El sistema nervioso le dice al sistema endocrino: – Segrega hormonas del estrés, que estamos muy nerviosos!

Como he dicho hace un momento cada vez que un “pico de estrés” se presenta, invade el organismo de tu perro con cientos de procesos bioquímicos, estos tardan varios días en liberarse y equilibrarse (entre 3 y 6 días según la capacidad de gestión de cada perro) y si esto sucede a diario, el nivel de las hormonas del estrés siempre esta alto, es decir, en la zona roja.

Entonces el estrés bueno, “eustrés“, tan necesario para cualquier actividad cotidiana se convierte en malo, este es el “distrés. Es cuando padece de “estrés crónico” con las consecuencias que esto conlleva para su bienestar. La irritabilidad, la angustia, el miedo, la hiperactividad o la agresividad forman parte de algo cotidiano en su vida, tenéndolo más sensible a todo y con un estado de sufrimiento constante. Como ves esto no es nada bueno para él y tienes que tomar medidas.

perro que tiene estres y bosteza OK-280717

Formas que tienen los perros de manifestar el estrés

La manera de manifestarlo es con conductas propias del desorden emocional.

  1. Bostezar.
  2. Rascarse.
  3. Sacudirse.
  4. Olisquear el suelo impulsivamente.
  5. Estado de alerta constante.
  6. Sentir miedo sin motivo aparente.
  7. Ladrar en exceso.
  8. Orinarse en casa.
  9. Lamerse o rascarse en exceso.
  10. Perseguirse la cola.
  11. Perdida de pelo.
  12. Destrozar cosas.
  13. Conductas agresivas.
  14. Beber mucha agua de manera impulsiva.
  15. Perdida de concentración.
  16. Hiperactividad.
  17. Abalanzarse ladrando a las bicicletas, a las motos, a la gente, ladrar a los perros. Estas podemos sin problema añadirlas a la lista.
  18. Pasear a trompicones y bandazos. Estas también.

* La lista sería interminable pero estas son las más frecuentes.

perros que tienen mucho estres por jugar en el pipican

Motivos por los que un perro padece de estrés

Son muchos los motivos por los que un perro tiene estrés diario y cotidiano, convirtiéndose en crónico si no se toman las medidas oportunas.

1 – La calle genera mucho estrés durante el paseo

Si, en la calle se generan grandes dosis de estrés, ya sea durante el paseo, en el pipicán, en el parque o en el descampado. Los ruidos, la gente, los otros perros… Un perro con miedo, uno hiperactivo, uno con problemas de reactividad o agresividad… y un largo etcétera.

2 – El juego le revoluciona y le pone como una moto

Y de pronto le ponemos la correa y… Al parque!!! A jugar!!! Es su lugar favorito. Allí le esperan sus amigos con los que juega y se divierte tanto. Pero cuidado, si la excitación por el juego es tan alta que le da un chute y las hormonas del estrés se disparan, puede crearle adicción y llegar a ser nocivo al suceder a diario, cosa muy frecuente en los pipicanes donde raro es el día en el que no hay un conflicto.

Al ser en la calle el nivel de excitación tan alto, cualquier cosa que se mueva le puede parecer interesante, puede jugar con ella o por el contrario puede perseguirla de forma agresiva por el simple hecho de que le parece una presa a la que dar caza, siguiendo su instinto natural. Pero esto es solo fruto del nerviosismo, por lo que es muy probable que si estuviera tranquilo y calmado no lo hubiera hecho.

3 – Lanzarle pelotas y palos para cansarlo

Todo con moderación y en su justa medida no es malo. Puedes tirarle la pelota 4 o 5 veces para que se pegue unas carreras pero, cuidado, lo pones en modo “persecución y caza” de su presa, activando el mecanismo y poniendo el cuerpo en “acción”.

Recuerdas lo que he dicho antes sobre esto, ¿verdad? Esto es muy frecuente ya que creemos que agotándole, luego en casa estará más tranquilo porque se ha reventado a correr. Pero no es así, con media hora de siesta que se pegue el cansancio físico se le ha repuesto, sin embargo, el bioquímico producido por las hormonas del estrés como tarda varios días en desaparecer, su estado de nervios está muy por encima del máximo recomendable a diario.

Y de repente abre los ojos y dice – Ya estoy aquííí 🙂

Si tienes problemas de destrozos en casa porque tu perro no gestiona el estrés de manera adecuada, mira este artículo que te puede ayudar:

Mi perro destroza la casa cuando se queda solo. Por qué y qué hacer

.

achorro que tiene estres jugando con su mordedor

4 – Los gritos, las riñas y los castigos

Por supuesto que reñirle y castigarle a menudo no le ayuda en absoluto. Los gritos, las riñas y los castigos son las causas que desembocan en inevitables síntomas de estrés. Cada vez que esto sucede, el perro es sometido a mucha presión, generando grandes dosis de hormonas del estrés.

Mira, si el estrés de tu perro se manifiesta con conductas agresivas te puede interesar:

Mi perro me gruñe, me muerde, me ladra, me enseña los dientes…

.

5 – La ansiedad por sentirse solo produce mucho estrés en los perros.

Los ladridos y destrozos que van con la ansiedad por separación son un síntoma bastante frecuente ya que, cuando ve que nos ponemos los zapatos, el abrigo, cogemos las llaves, le dejamos con la puerta en las narices y nos vamos, al perro le entra el nerviosismo y una de las maneras de desahogarse es ladrando o rompiendo cosas. Por eso, cuando volvemos nos recibe con tanta alegría y algunos llegan incluso a orinarse de la emoción. La soledad mal llevada también es un desencadenante de mucho estrés si no les hemos enseñado a soportarla.

Si sospechas que tu perro tiene ansiedad por separación, o para prevenir que esto le suceda el día menos pensado, puedes dedicar unos minutos a este artículo:

La ansiedad por separación de los perros. Qué es y cómo corregirla.

.

6 – Otros motivos que hay que tener muy en cuenta

  1. El aburrimiento y el sedentarismo pueden ser tan nocivos como un exceso de juego o de ejercicio físico.
  2. También el dolor y la enfermedad podemos añadirlos a la lista.
  3. El miedo, las fobias.

Como puedes comprobar son muchos los motivos por los que los perros tienen los nervios de punta, es decir, los niveles de estrés muy altos y de manera crónica.

 

¿Cómo ponerle solución?

Si consideras que tu perrete hace con frecuencia las cosas descritas en el apartado dedicado a las “formas” de manifestarlo, ponte manos a la obra.

Un periodo de calma es lo primero que te aconsejo. Recuerda los “motivos”, esto significa que durante un tiempo debes poner bajo control los estímulos, es decir, esos motivos. Así le darás tiempo a tu peludo a encontrar el estado de calma y bajar los niveles de ese estrés que no le deja vivir tranquilo y feliz.

Si la situación está fuera de control, un reconocimiento por parte de un especialista en comportamiento puede ayudarte. También, que lo hiciera el veterinario no estaría nada mal. Este te puede recetar la medicación que considere como ayuda a la terapia conductual.

Y como ya conoces el origen y la manera de manifestarlo, evita todo aquello que le está perjudicando o hazlo con moderación si consideras que lo estás pasando de revoluciones.

Y tu perro ¿tiene estrés? Mira, en este artículo de KONG tienes más desarrollo del tema.

Autor: Juanjo Andrés Ruiz
.

1 Ver 7 400 OK



QUIERO ESTAR INFORMADO DE LAS ULTIMAS PUBLICACIONES

APUNTARME AL BOLETIN

.

El estrés en los perros. Principal origen de los problemas de conducta.
4.9 (97.86%) 28 votos
2017-10-19T18:46:05+00:00