El estrés en los perros

  • El estrés en los perros

El Estrés es un mecanismo fisiológico que el organismo de los perros utiliza para hacer frente a una exigencia del entorno, una amenaza o una dificultad, poniendo en marcha la maquinaria que le aporta un extra de energía cuando más se necesita y preparar el cuerpo para la acción.

Las hormonas del estrés en los Perros

El Estrés en los Perros podríamos considerarlo una estrategia que utilizan para recibir un chute hormonal cuando necesitan hacer frente a algo. Las hormonas del estrés que más se disparan a través de su Sistema Endocrino son: Adrenalina, noradrenalina, cortisol. Y también grandes dosis de endorfinas que inhiben el dolor. Ya sea porque están jugando y quieren disfrutar, porque sienten miedo y necesitan huir, porque tienen ansiedad y necesitan controlarla o porque sienten rabia y hay que atacar. Incluso cuando están aprendiendo necesitan del estrés porque este también se encarga de la actividad cerebral.

¿Pero los perros también tienen estrés?

El Estrés en los PerrosSeguro que más de una vez te has hecho esta pregunta porque no tienen hipotecas y recibos que pagar, un trabajo que mantener o un atasco que librar. La resupesta a esta pregunta es si, lo tienen. Los humanos padecemos el estrés de una manera bastante parecida a la que lo hacen los perros aunque un grito bien dado parece que nos libera de tanta tensión acumulada. El estrés canino no dista mucho del humano excepto en la forma diferente con que se manifiesta y las necesidades que se tienen que cubrir que son, aunque algunas un poco parecidas, otras muchas bastante distintas de las nuestras.

La mayoría de los perros padecen lo que se denomina estrés crónico y al igual que los humanos la manera de manifestarlo es con conductas de descontrol y desorden emocional. Por ejemplo el ladrido de un perro que es considerado en ocasiones como una amenaza y otras como una molestia, no es otra cosa más que el intento de expresar sus emociones, lo que sienten o necesitan en ese momento.

Te interesa leer Las emociones de los perros porque guarda mucha relación con este tema.

Hay diferentes tipos de ladridos fruto del estrés: De miedo, de ira, de excitación, de frustración…

Pero cuidado, por otro lado tenemos el peor, “el aprendido”. Este último con el tiempo se consolida y acaba siendo el más utilizado por nuestros perros porque han aprendido que ladrando les hacemos caso y compartimos con ellos lo que se proponen, como por ejemplo calmar su nerviosismo, su ansiedad, su aburrimiento… Es decir, todo lo que les produce estrés.

Perro que bostezaOtras formas de manifestar el estrés son bostezar, rascarse, sacudirse… pero esas no nos molestan. Incluso nos hacen pensar que tiene sueño, pulgas o tal vez una irritación en la piel. Y un buen día sin saber por qué, nuestro perro comienza a hacer cosas que nunca antes había hecho, comienza a abalanzarse ladrando a las bicicletas, las motos, la gente y nuestra primera reacción es llamarle, generalmente a gritos para que se calle y venga junto a nosotros, con las consecuencias desfavorables que eso tiene.

En el artículo dedicado a ¿Cómo aprenden los Perros? hablamos sobre este interesante tema.

Es más que probable que muchos perros tengan algún problema de salud ya que cada vez que un “pico” de estrés se presenta, libera cientos de procesos bioquímicos en el organismo que tardan varios días en liberarse y equilibrarse (entre 3 y 6 días según la capacidad de gestión de cada perro) y si esto sucede a diario, el nivel de las hormonas del estrés siempre esta alto y este se convierte en crónico con las consecuencias que esto conlleva para su bienestar y como he dicho antes, la irritabilidad, la ansiedad, el miedo, la frustración, la agresividad y la hiperactividad forman parte de algo cotidiano en sus vidas.

La ansiedad por separación produce mucho estrés en los perros.

Los ladridos y destrozos que van con la ansiedad por separación son un síntoma bastante frecuente ya que, cuando ve que nos ponemos los zapatos, el abrigo, cogemos las llaves y le dejamos con la puerta en las narices y nos vamos, al perro le entra el nerviosismo y una de las maneras de desahogarse es ladrando o rompiendo cosas porque no entiende por qué lo hemos dejado ahí solo y se siente abandonado. Por eso, cuando volvemos nos recibe con tanta alegría y algunos llegan incluso a orinarse de la emoción. La soledad mal llevada también es un desencadenante de mucho estrés si no les hemos enseñado a soportarla.

El juego también desencadena mucho estrés

Perros jugando en el parqueY de pronto le ponemos la correa y… Al parque !!! A jugar !!! Es su lugar favorito. Allí le esperan sus amigos con los que juega y se divierte tanto. Pero cuidado, si la excitación por el juego es tan alta que le da un chute y las hormonas del estrés se disparan, puede crearle adicción y llegar a ser nocivo al suceder a diario, cosa muy frecuente en los pipicanes donde raro es el día en el que no hay un conflicto. Al ser en la calle el nivel de excitación tan alto, cualquier cosa que se mueva le puede parecer interesante, puede jugar con ella o por el contrario puede perseguirla de forma agresiva por el simple hecho de que le parece una presa a la que dar caza siguiendo su instinto natural. Pero esto es solo fruto de la excitación o el nerviosismo y es muy probable que si estuviera tranquilo no lo hubiera hecho.

¿Es bueno lanzarle pelotas y palos a los perros para cansarlos?

Cachorro jugando con un mordedorTodo con moderación y en su justa medida no es malo. Ten en cuenta que otros motivos por los que nuestros perros padecen estrés crónico son: Lanzarles pelotas y palos a diario para que los cace. Esto es muy común, ya que creemos que agotándole luego en casa estará más tranquilo porque se ha reventado a correr. Pero no es así, con media hora de siesta que se pegue el cansancio físico se le ha repuesto, sin embargo el bioquímico producido por las hormonas del estrés como he dicho antes tarda varios días en desaparecer y su estado de nervios está muy por encima del máximo recomendable a diario.

Puedes echar un vistazo al artículo ¿Cómo puedo Jugar con mi Perro para que no se excite mucho? que le ayudará a disfrutar pero teniendo el juego bajo control.

Por otro lado el aburrimiento y la falta de ejercicio pueden ser tan nocivos como un exceso de juego o de ejercicio físico. También el dolor y la enfermedad podemos añadirlos a la lista. Los gritos, las riñas y los castigos crean mucha ansiedad que desembocan en inevitables síntomas de estrés.

Como puedes comprobar son muchos los motivos por los que los perros tienen los nervios de punta, es decir, los niveles de estrés muy altos y de manera crónica por lo que debemos poner bajo control los estímulos que les provocan exceso de excitación e irritabilidad y ser conscientes de que ellos sufren estrés como nosotros.

Y tu perro ¿tiene estrés?

Juanjo Andrés Ruiz.

 

Mira, también te puede interesar:

Los Instintos de los Perros y los Problemas de Conducta Porque el estrés activa sus instintos hasta el punto de que puede crear serios problemas de conducta.

Qué puedo hacer para que mi perro me haga caso?

Y en este artículo de KONG tienes más desarrollo del tema.

 

PAGINA PRINCIPAL >>>

L-Natura-Canina-GR-300-movil-ok3

El estrés en los perros
5 (100%) 8 votos
2017-06-22T20:01:00+00:00